Iniciativas de educación y pastoreo en la Majada Inland de Casa de Campo, Madrid , 2020 – Cortesía de Campo Adentro

Didácticas para un nuevo habitar. Escuela y creación artística ante la crisis ecosocial.

El siglo XXI solía aparecer en los imaginarios sociales asociado al pleno desarrollo del mito de la máquina. Mediante sueños tecnológicos, como la revolución verde, seríamos capaces de emanciparnos de la naturaleza. Como nos suele recordar Yayo Herrero, estas fábulas de progreso, lejos de verse materializadas, se han mostrado —catástrofe tras catástrofe— invertidas bajo la sombra del colapso. Señales como la crisis financiera global, los grandes incendios del Amazonas o en Australia, la recurrencia de plagas y pandemias derivadas del agronegocio, los efectos del calentamiento global o la crisis climática, nos muestran un escenario vulnerable, crecientemente polarizado y lejos de cualquier utopía transhumanista. Estas imágenes suponen una señal de alarma que por el momento cristalizan bajo un sentimiento de impotencia ante lo que muchas no dudamos en catalogar como crisis civilizatoria. Pero, aunque el camino para revertir estas dinámicas no es sencillo, podemos pensar que mediante la formación de las nuevas generaciones pueden germinar esperanzas de cambio. El arte, la acción cultural y la educativa son piedras angulares para la transformación social; activan nuevas sensibilidades, animan el pensamiento crítico, alientan deseos y modos gozosos de transformación y estimulan la imaginación utópica frente a la inacción de la “estética fósil”

Al acercarse la crisis de fin de siècle, Joaquín Costa ya avisaba que la ruina de su tiempo marcado por los desgarros de la modernización, la industrialización capitalista, la progresiva dualización entre el campo y la ciudad o el aumento de la desigualdad social podrían revertirse bajo la modernidad alternativa de su utopía colectivista pequeño-campesina y finalmente bajo  el lema de «despensa y escuela».  Más de un siglo después no podemos ignorar los efectos paradójicos de la —más que necesaria— universalización de la escolarización. No tanto en su vertiente democratizadora del conocimiento, sino por el carácter estandarizado que, como señala Marina Garcés «neutraliza el pensamiento» crítico — la autonomía de poner en práctica los saberes— y, como ha apuntado Jaime Izquierdo, su marco generalista impide reconocer el valor del propio territorio del que dependemos. Más que nunca es necesario reconocer la necesidad de hibridaciones entre las culturas cosmopolitas que puede transmitir la educación oficial y las culturas campesinas con sus pedagogías del arraigo y el valor en lo local. 

Desde los años noventa del pasado siglo XX, con el llamado giro educacional, desde el arte contemporáneo se ha mostrado un creciente interés por reorientar y profundizar en la creación de nuevas metodologías educativas más allá de los marcos institucionales y las estructuras hegemónicas. En este sentido, podemos pensar que quizá la intervención escolar desde estos marcos puede ser un agente clave de la innovación educativa, hacia modelos pedagógicos capaces de reprogramar y desbordar el aula, promoviendo el valor de la educación situada de los espacios abiertos, los rebaños, los huertos y los bosques, el encuentro y la composición de saberes, y el reconocimiento del potencial de lo local, su diversidad y capacidad para garantizar nuestro propio sustento. 

Para acceder a la convocatoria puedes entrar directamente al Centro de Recursos en su apartado de Participa

En este sentido se lanza esta convocatoria de materiales, herramientas y recursos educativos, en múltiples formatos, de aplicación en el contexto de la educación formal, y que propongan una perspectiva orientada a favorecer el arraigo en la comunidad local, el cuestionamiento de las dicotomías cultura-naturaleza, la relación entre lo humano y lo no humano, lo doméstico y lo institucional, las memorias y espacios intergeneracionales como activos educativos, el reconocimiento y reactivación de los mecanismos de transmisión de las culturas tradicionales o campesinas… En definitiva, buscamos recursos didácticos e intervenciones educativas que promuevan «culturas extensivas» y deseos de transformación capaces de situarnos en nuestra interdependencia ecológica.

Los recursos pueden responder o tratar los siguientes temas y preguntas, pero es una convocatoria abierta a otras relacionadas:

  • ¿Cómo estimular desde el aula la imaginación y el pensamiento crítico ante la crisis ecosocial? 
  • ¿Cómo desde la escuela se pueden ensayar formas de experimentación artística situando la agricultura, la ganadería y otras formas de vida vinculadas al territorio y la naturaleza en el centro?
  • ¿Es posible generar recursos didácticos y pedagógicos que contribuyan a reprogramar el modelo didáctico para generar una mayor sensibilidad ante la crisis (ecológica, sanitaria, ambiental, económica,…) que caracteriza nuestro presente?
  • ¿Cómo podemos desbordar la función de la escuela como reproductora de la culturas extractivistas?
  • ¿Cómo hacer de la escuela un lugar que favorezca el arraigo al territorio rural?
  • ¿Qué tipo de proyecto puede contribuir a reactivar memorias locales y espacios intergeneracionales?
  • ¿De qué modo extender el aula al huerto o al bosque fomenta el sentimiento de pertenencia al mundo como hogar y como ecosistema?
  • ¿Cómo trabajar desde una escuela generalista en la que también se integra el manejo ganadero, el cuidado del rebaño?
  • ¿Cómo favorecer el reconocimiento del patrimonio expandido (cultural, natural, material e inmaterial) y su apropiación emocional por parte del alumnado?
  • ¿Qué tipo de recursos didácticos posibilitan la activación de comunidades de aprendizaje frente a la crisis ecosocial, dentro y fuera del aula?

 

David Prieto, Amelie López-Aranguren, Fernando García-Dory / Campo Adentro.

  1. Responsable de los datos: ZEMOS98 Sociedad Cooperativa Andaluza SCA. CIF: F90135211
  2. Finalidad de los datos: enviar boletines con nuestras actividades y novedades.
  3. Legitimación: tu consentimiento expreso.
  4. Destinatario: utilizamos MailChimp, una plataforma de e-mail marketing estadounidense que cumple el acuerdo de Privacy Shield entre la UE y EEUU.
  5. Derechos: tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.